La neblina del ayer

Estándar

Hoy cuento con otra colaboración de lujo, la del escritor Alfonso Salazar, autor de la conocida serie del “Detective del Zaidín”. Una vez más, ¡gracias!

LA NEBLINA DEL AYER

by Alfonso Salazar

untitled (38)Siempre me han interesado las bandas sonoras de las novelas, especialmente cuando se trata de novelas de intriga. Para mi serie del detective del Zaidín, tiré en la primera de un tango (Melodía de arrabal), para la segunda utilicé una copla (El emigrante, con aquel verso terrible de “me voy a hacer un rosario con tus dientes de marfil”) y en la tercera se escucha Amapola, tema que también utilizó el gran Morricone en aquella inolvidable Érase una vez en América de Leone.

untitled (37)

Amapola es un tema atribuido a un clarinetista gaditano que terminó sus días en Brooklyn (donde triunfó) y que se llamó José María Lacalle. Que sea o no sea suya la composición (hay quien dice que Padilla compuso un pasodoble arreglando la composición de un compositor mejicano) no impide que sea el tema central de la novela. No se pueden desperdiciar ciertas historias.

Las bandas sonoras de novela son difíciles de tramar, pero cuando se consigue, resuenan en el lector al girar la última página. No son fáciles porque la universalidad de la composición es precisa: si la canción es otro personaje de la novela, si se pretende evocar sin cantar, decir cuando el lector imagina y escucha porque imagina.

El cubano Leonardo Padura lo hizo: La neblina del ayer, una de las novelas de la serie de su detective Mario el Conde, de La Habana, entresaca su título del colosal bolero que compuso Virgilio Expósito, con letra de su hermano Homero, que ha conocido más de cuatrocientas versiones. Y aunque Expósito era argentino, autor de tangos como Fangal (con el gran Discépolo), Naranjo en flor, o La cruz del Sur, con letra de Julio Cortázar, compuso un bolero que es historia del propio bolero. Cortázar, otro que utilizó una enorme banda sonora en su cuento El Perseguidor, que dicen se inspira en la vida del saxofonista Charlie Parker. Jazz. Pero esa es otra historia.

Más sobre Mario el Conde en http://cuadernosdealfonsosalazar.blogspot.com.es/2009/07/detectives-en-la-guantera-08-mario-el.HTML

***********

Alfonso Salazar de cerca:

Alfonso Salazar (San Fernando, Cádiz, 1968). Poeta y novelista, es Licenciado en Antropología Social y Cultural y gestor cultural de profesión.  Ha publicado la traducción de Consejos a jóvenes escritores de Charles Baudelaire (Celeste, 2001. Edición digital en Nueve Musas, 2011), el libro de poemas Amores sin objeto (Granada literaria, 2004), la novela Melodía de Arrabal (Arial Ediciones, 2003) que inicia la serie del detective del Zaidín, Matías Verdón. En 2009 publicó El detective del Zaidín, su segunda novela, con Ediciones B y en 2013 la tercera de la serie: Golpes tan Fuertes (Alhulia, 2013). También ha publicado el libro de cuentos infantiles Pawi en la fábrica verde (Arial Ediciones, 2003). Ha realizado diversas exposiciones de Poesía Visual. Colabora habitualmente en diversos medios de comunicación de Granada. Ha ofrecido charlas y conferencias en diversas ciudades y en eventos celebrados en España, Portugal, Grecia, India y Marruecos.

Blog: http://cuadernosdealfonsosalazar.blogspot.com.es/

Te quiero, y esto duele

Estándar

La colaboración de hoy corre a cargo del amigo Ginés S. Cutillas: gran relatista de exquisito gusto musical. A Ginés lo conocí en esta ocasión no por una casualidad, si no por esos caminos que de vez en cuando el destino pone ante ti. Estupenda decisión en este caso, ya que me siento afortunada de haberle conocido más o menos de cerca, de ver cómo poco a poco su creatividad tomaba forma y brillaba.

con-gines

Ginés es un escritor que gusta y mucho, quizá gracias a su síntesis y la ironía de sus microrrelatos. Hace poco, además, ha publicado su primera novela, “La sociedad del duelo”.

Al final de la entrada tenéis una pequeña bio. Vamos allá:

by Ginés S. Cutillas

TE QUIERO, Y ESTO DUELE

ginescutillas0Todavía no sé si fue la música la que me llevó a la literatura o si por el contrario, fue la literatura la que me hizo abrazar incondicionalmente la música. Con dieciséis años comencé a traducir a los grupos británicos y americanos que me gustaban, y me di cuenta de que aquellas palabras que no entendía estaban contando historias. Algunas ridículas, otras, sin embargo, épicas.

Me afané pues en buscar las letras de las canciones de por aquel entonces, misión harto complicada en un tiempo sin Internet y sin Google: mi libro de texto de latín fue el precio a pagar para conseguir las letras que venían en el vinilo del Joshua Tree, por ejemplo. Mis recuerdos me llevan a Mothers of the disappeared de U2, dedicada a las madres de la  Plaza de Mayo de Chile, al Brothers in arms de los Straits, o ya para paladares exquisitos, The killing Moon de los Echo & the Bunnymen –sí, los hombres conejito– o al himno The whole of the moon de los Chicos del Agua –cuyo saxo ha sobrevivido con dignidad a todos aquellos que se intentaron meter con calzador en las canciones de los ochenta– , por no hablar, claro está, de Queen o Pink Floyd.  Lo que había.

Al aislar las letras de la música adquirían por sí solas una nueva dimensión. Eran auténticos poemas que no necesitaban adornos para funcionar. Es más, muchas de estas canciones tenían motivos reivindicativos, algo vital para un chaval que despertaba a la rabia y al inconformismo. No lo voy a negar. Me sentía superior a mis compañeros de instituto: yo conocía el mensaje oculto de aquellas melodías.

Mis primeros intentos en la literatura consistieron en imitar aquellos versos, pero también los relatos de Poe. Al final, ¿cómo no?, triunfó el Maestro y mi parte lírica quedó relegada al más profundo de los infiernos –menos mal–. Jamás he vuelto a intentar escribir poesía o nada que se le pareciera.

Pero aún hoy, cuando nadie me ve, con los gustos musicales más desarrollados y ya sin prejuicios con el idioma, escucho desde el rincón oscuro de la envidia canciones como Ocho y medio de Nacho Vegas o Lucha de gigantes de mi querido Antonio Vega. Maestros de la palabra que no necesitan de unas hojas atrapadas entre dos cueros para transmitir su mensaje, tan solo un micrófono y quizá, alguien de público.

*-*-*-*-*-*

Ginés S. Cutillas (Valencia, 1973)

Web: www.ginescutillas.com

Blog: http://uneternoygracilbucle.es/gines/Gblog/

Ingeniero informático por la Universidad Politécnica de Valencia y licenciado en Documentación por la Universidad de Granada.

Autor de La biblioteca de la vida (Fundación Drac, 2007), Un koala en el armario (Cuadernos del Vigía, 2010) y La sociedad del duelo (Editorial Base, 2013). Su obra ha aparecido también en varías antologías de relatos y microrrelatos, como Ficción sur (Traspiés, 2008), A contrarreloj II (Hipálage, 2008), Por favor, sea breve 2 (Páginas de espuma, 2009), Sólo cuento II (UNAM, 2010), Velas al viento (Cuadernos del vigía, 2010), Mar de pirañas (Menoscuarto, 2012) o Antología del microrrelato español (1906-2011) (Cátedra, 2012).

Entre los galardones que ha recibido se encuentran el Premio Internacional de Minicuento El Dinosaurio 2007 (Feria del libro de La Habana), el de la Feria del libro de Granada 2006, el de relatos de la Fundación Drac 2007 y el microrrelatos Literatura Comprimida 2006. Finalista del VII Premio Setenil al mejor libro de cuentos publicado en España en 2010.

Colabora en diversas revistas literarias, como Prometheus, Spejismos, En sentido figurado, Papeles de humo, Kafka, Calidoscopio, EntreRíos, Casquivana, Excodra, Paralelo Sur o The Moth.

Miembro del equipo de redacción de Quimera. Revista de Literatura.

Miembro del Institutum Pataphysicum Granatensis (organismo dependiente e independiente del Colegio de Patafísica) y creador de La Increíble Máquina Aforística según sus preceptos.

Actualmente vive en Barcelona.

Punk & Literatura III

Estándar

by Pep Capó

Nuestra entrega de hoy habla de uno de mis libros de cabecera (para mí cualquier libro que haya releído mas de tres veces), Koko, de Peter Straub.

untitled (32)

No solo retrata perfectamente la mentalidad del veterano de guerra devuelto a la rutinaria vida diaria. Además realiza una reflexión muy interesante en una de las escenas más reveladoras de la trama. Reflexiona uno de los protagonistas sobre las bandas sonoras de cualquier película que se precie sobre la guerra de Vietnam, y de cómo él no recuerda haber escuchado nunca en la jungla ninguna canción de “The Doors“, ni el “Paint it black” de los Rolling Stones.

El protagonista asocia siempre las tardes en el campamento con el jazz* que salía del barracón de los soldados negros**, espacialmente las sesiones en las que se iban repitiendo dos canciones con el mismo título, pero sin nada más en común entre ellas que ese título.

vietnam-soldado_560x280

Canciones que además dan nombre a la obra. “Koko” de Charlie Parker, y “Koko” de Duke Ellington.

* Os preguntaréis qué tiene que ver el Jazz con el Punk. Pues a mi modo de ver mucho. Para mí el punk no solo es mala leche enlatada, lucha y consignas con guitarras feroces y poco ensayadas. Para mi el punk se resume en la frase “Las reglas están para romperlas”, y estos músicos rompían las reglas cuando los abuelos de Evaristo aun no se atrevían a andar por la calle cogidos de la mano.

**Sí. He dicho negros. No he dicho “de color”, ni “afroamericanos”, ni “morenos”. Y para los que se sientan ofendidos, aquí os dejo una frase que escuché solo tres o cuatro veces a Nahana en los dos años que duró nuestra convivencia, frase dicha con tal desprecio que nunca se la tuvo que repetir a nadie. “¿Morena yo? Moreno es Pep cuando toma el sol, YO   SOY   NEGRA”. Si para ti decir que eres blanco es normal, y definir a otro como negro es un insulto, el problema esta en tu cabeza, no en el tono de piel de nadie.

–> Reseña de Koko en Lecturalia: http://www.lecturalia.com/libro/74478/koko

Salvajemente Amateur

Estándar

El próximo 6 de diciembre se celebra nuevamente Salvajemente Amateur, en su quinta convocatoria invernal. Invernal sí, porque de las sesiones veraniegas ya han pasado 14 años desde su puesta en marcha y en una de ellas, concretamente en la del verano 2012, fue cuando vine a saber de esta “reunión de amigos burgueses“, como la denomina uno de sus promotores, Matías Pérez de la Blanca. Acompañan a Matías otras dos almas,  Andrés Pineda y Enrique García Valdecasas con la misma filosofía amante de la música y de “uno para todos, todos para uno”. Así lo afirman ellos mismos: si no somos un todo, no somos nada.

         OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como siempre digo, lo mejor ocurre por casualidad; y por casualidad fue que ese verano, bicheando por Facebook, vi un comentario de un ex compañero de trabajo, Pablo Pineda. Decía algo así como … “que me voy pal Salvajeeee”. Y, claro, una que es curiosa, no tardó en averiguar qué era eso que tanto emocionaba a mi amigo. Dicho y hecho, me planté en el Camping de El Purche y tuve mi primera experiencia con este cónclave de amantes de la música, un grupo semi cerrado que se nutre de amigos y amigos de los amigos y, atentos, sin ánimo de lucro.

Me lo pasé genial: gracias a ellos y, por qué no confesarlo, a los litros de cerveza que por ahí rodaban.

58288_4247114548333_1705462335_n

Me lo pasé tan, tan bien que repetí en la edición de invierno. Y en la del siguiente verano, el pasado mes de julio. Y ahora, dentro de unos días, allí que voy otra vez. A disfrutar, a compartir momentos. Qué queréis que os diga, una disfruta cuando los demás se lo pasan bien y si es en pos de la música, mejor que mejor.

1458484_10201912088355638_1591461751_n

No es tanto por la calidad como por la calidez de los grupos que se reúnen, compartiendo micros e instrumentos y, sobre todo, saboreando esta convivencia musical. Hay quién va despuntando, como es el caso de Mataiotekhnia, Bam Bam!, Punk Buró, Sorprendente Kaplan o Cosas que hacen Bum, por ejemplo, y que ya han actuado en diversos locales.

Además, Salvajemente Amateur cuenta con formaciones paralelas, colaboraciones de otros grupos, como son  La Banda del Cortijo Energía (prácticamente la banda oficial, la que aporta soporte a los cantantes), The Real MErkadoteknia, Indolente María, Castilla Sound System y Cuchillos de Elliot Smith… son bandas como flor de un día, que pueden durar una sola edición por el gusto de tocar una canción entre ellos o pueden seguir durante otras ediciones más o fusionarse con otras …

Si os animáis y, después de lo que os he contado, deberíais, las entradas están a la venta. Por 5€, tres horas de música y un tubo de cerveza. Y muy, muy buen rollito.

1009772_10200119645453860_617868969_n

Las Chimichurris

1016888_10200119612333032_1936484_n Tuyutunnait

1010341_10200119581092251_1801208109_nMataiotekhnia

1003461_10200119557211654_763372098_n Anelda May & Friends

Viernes, 6 de diciembre, a eso de las 20.00h. en Planta Baja.

Tras el concierto, pincharán Ni tanto ni tan calvo y Sr. Headmaster.

El lugar de mi recreo, vídeo de un verano Salvaje:

http://vimeo.com/25498202

Cínema & Letras

Estándar

Buenos días; hoy os dejo con un relato cinéfilo de Tino Pertierra, escritor, periodista y crítico de cine que ha sido tan amable de prestármelo para Cazando Talento.

FILA 7
“La conoció un día de verano en el que llovían mares de fuego, una de esas tardes madrileñas en las que las nubes hervían y el asfalto se cubría de sangre negra. Tomás había leído en el periódico triste de la mañana que un cine moribundo proyectaba «Patt Garrett and Billy the Kid» en versión íntegra y canceló su cita con cuatro compañeros de clase empollones y fatuos (los necesitaba para entregar un trabajo de Redacción Periodística sin dar palo al agua) para presentarse en la taquilla empapado por el chaparrón traicionero e impaciente por reencontrase con una película que había visto de niño y le había hecho sentirse (fugaz, conmovedoramente) un hombre al abandonar la sala.

Pat-Garret-and-Billy-the-Kid-Poster-400x274

Le debía eso a Sam Peckinpah, seguro que al maldito director le hubiera gustado su gesto de suspender una asignatura a cambio de cabalgar en la butaca descreída de un cine de barrio para acompañar a sus personajes sin rumbo ni huellas.

El cine estaba vacío y se sentó en la fila 13 a ver si le daba buena suerte. Así vio buena parte de la película, hasta que al aproximarse la escena en la que Katy Jurado asiste a la agonía de su hombre frente a las nubes negras y las aguas negras del horizonte negro, escuchó pasos sigilosos por el pasillo y tres butacas más allá se sentó alguien.

untitled (21)

No le prestó atención hasta que terminó la escena y entonces hurgó en la oscuridad y averiguó que era una joven -decidió, dichosas manías cinéfilas, que podría ser la doble de Nastassja Kinski en «El beso de la mujer pantera»- que había contemplado la pantalla absorta hasta que la fúnebre belleza concluyó y entonces se levantó y se fue por donde había huido. Y aunque han pasado ya 15 años, él aún se sorprende a veces buscando en la fila 7 de los cines a una mujer capaz de revelarse en un minuto de belleza antes de regresar a las sombras”.

images (11)

Cuestabajo Rock, Siente La Música

Estándar

Hace unos días publiqué un artículo sobre el crowdfunding Literatura & Social Media, donde os contaba el éxito obtenido por la escritora Cristina Monteoliva al poder editar su novela mediante esta forma de financiación colectiva.

Hoy vuelvo a tocar este tema ya que me ha interesado otro proyecto, aún en fase de recaudación de fondos (es decir, que aún se está a tiempo de poderles apoyar) que me ha parecido muy interesante. Se trata de la iniciativa de Cuestabajo Rock, un grupo granadino de rock fresco y poesía urbana.

Presentan su ilusión con un vídeo muy … conseguido y que incita justamente a que les ayudemos a que esa ilusión tome forma:

“No somos estrellas, no somos famosos: somos gente como tú que se ha unido para cambiar las cosas.”, de esta forma se presentan los Cuestabajo, queriendo seguir ofreciendo soporte físico a la música 2.0 y animando a todos aquellos músicos y artistas a creer que sí, que es posible llegar a ser visible en este entorno musical tan mediatizado.

Cuestabajo Rock lo componen cuatro seres enamorados de la música y que tienen la intención de que la misma llegue “a todo el mundo“, mediante licencias Creatives Commons:

logo_76

JOSE GARCÍA: Guitarras, coros y malafollá 100% granadina.

OMAR TORRES: Guitarras solistas, coros y demás instrumentos, en ocasiones un poco serio porque es Doctor en Biología (amos por fardar).

KIKE HERNÁNDEZ: Voz y bajo, su impuntualidad era candidata al Libro Guiness pero llegó tarde al casting.

JAVIER SACRISTÁN: Batería y rompedor profesional de parche y demás elementos arquitectónicos. Nunca sale en las fotos ¿por qué sera?

Otra de las cosas que me llamaron la atención y que me decidieron a hablaros de este grupo es que durante el verano de 2012 lanzaron su proyecto “Siente la música“, editando el primer videoclip de rock especialmente ideado para personas con discapacidad auditiva:

Han elegido para seguir apostando por la difusión de la música la plataforma que les ofrece Goteo, donde explican muy detalladamente todos los pormenores de esta iniciativa, objetivos hacia los que van enfocados, destino de cada partida de dinero que esperan conseguir y las recompensas previstas para los cofinanciadores, que parten de los 10€ (mención en la web y escucha prioritaria de tres canciones de su último disco “Vueltas” o taller online sobre licencias Creative Commons), pasando por otras cantidades como los 300€ con la obtención de un concierto acústico en casa del cofinanciador, los 450€ para un concierto completo en local o cifras más módicas donde regalan el primer disco que publicaron, camisetas, letras manuscritas, etc.

25-euros_1

La cantidad que esperan recaudar tiene dos niveles:

-el mínimo para poder publicar físicamente el disco y llevar a cabo su campaña de difusión, 3.265€ y

-el óptimo, que asciende a 4.765€ y que les permitirá continuar con “Siente la música“.

Quedan 17 días y han obtenido hasta el momento un 44% de lo necesario, así que si queréis echarles una mano en esta primera ronda, aún estáis a tiempo.

Sólo por la iniciativa de este grupo, merece la pena conocer de cerca los pormenores de este proyecto, así que os invito a que visitéis este enlace -> http://goteo.org/project/experiencia-vueltas-abiertas y, de ser posible, colaboréis en la medida de vuestras posibilidades con los Cuestabajo.

Y, así, tal vez consigamos que siga vibrando la música …

Inspiración

Estándar

Mis comienzos como escritora y redactora fueron reescribiendo canciones. En cuanto me gustaba una, la adaptaba a mi momento y circunstancias (trágicas, ya que eran tiempos de adolescente …) y siempre me preguntaba de dónde sacarían la inspiración todos esos artistas que me gustaban y que sonaban en la radio.

Han pasado unos cuantos, muchos, años y en ese tiempo me he dado cuenta que las letras salen de la vida, del recorrido que uno realiza o del que observa en los demás.

Este es el caso de Antonio Gómez, cantante y letrista del último de sus proyectos musicales, Game Gómez.

1463615_743990215628894_728942680_n

A Antonio también lo conocí por casualidad y es que mis casualidades siempre tienen un plus: traen a mi vida personas de lo más interesante.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aprovechando nuestra amistad le he pedido que me dijera cómo o de qué manera se inspiraba él cuando escribía sus canciones. Para responder a esa pregunta nada mejor que un ejemplo, así que ha sido tan amable de mandarme la inspiración que le hizo escribir una canción de su próximo EP:

Inspiración

Hacia años que no veía la ciudad con estos ojos, siempre de ida o de vuelta a la escuela de arte saboreo el asfalto, conozco cada adoquín por donde paso y sin embargo me siento un extraño. Veo gente de un lado para otro con prisas sin apenas pararse, reflejos de caras ausentes en los autobuses de línea,  sigo andando. Los semáforos  marcan mi tiempo, marcan mi ritmo y el de esta ciudad, observo cada rincón como si fuera nuevo mientras estudiantes con flequillo me pasan de largo. ¿creen que no se harán viejos? están equivocados. Músicos callejeros persisten en sus melodías nadie les presta atención quizás sea tarde para que el perro que los acompaña ladre. Encuentro un momento de paz cuando veo una puerta entreabierta y en ese bar se escucha  “She” de Elvis Costello ¡es mi momento de inspiración!. Me planteo leer otro libro para navidades pero voy con prisa, llego tarde, quizás me este convirtiendo en uno de ellos …

Letra “Semáforos”

Las luces de los semáforos se ponen en rojo.

Las calles vacías quedarán ante nuestro asombro.

Las farolas dejan ver nuestras sombras en la pared.

Aún queda tiempo para tomar esa ultima copa.

Que vamos a hacer

Que vamos a hacer

Que vamos a hacer si no nos queda nada que perder.  

Las ambulancias se oyen a lo lejos .

Y en las aceras las princesas bailan vendiendo su cuerpo.

Bajo los puentes veo pasar todos los sueños de una ciudad .

Mis amigos me esperan ya a esa ultima copa…

Que vamos a hacer (bis)

Bio

En la década de los 90 grabó su primer disco “Nos volveremos a ver” con su banda lojeña Laborde.

1452243_743991098962139_852558206_n

Tras esta primera aventura continuó con otros grupos  como Malauva, LARIEGA y Los Faxiles con versiones de los ochenta,  hasta finales del 2008.

1463558_743992285628687_1970826899_n

Su último proyecto es  GAME GOMEZ (https://www.facebook.com/pages/GAME-GOMEZ/260486023995617?fref=ts) con el que ha grabado un mini EP a finales del 2012,”Nuestro universo“.

1460218_743991855628730_1722645907_n

Enlace del EP: http://gamegomez.bandcamp.com/