Gente Simpática (Esteban Gutiérrez Gómez)

Estándar

Conocí a Esteban Gutiérrez Gómez hará unos siete años. Fue virtualmente y, seis años después,  aún no he tenido el placer de saludarle personalmente, pero todo se andará.

Le entrevisté ante la salida en el año 2008 de su libro, El laberinto de Noé y lo hice para la revista digital En Sentido Figurado, un proyecto aún vivo y en el que colaboré durante un tiempo.

Mucho tiempo ha transcurrido desde entonces; Esteban ha seguido publicando y manteniendo ese estupendo blog que es Baco Vicious  (dedicado al mundo del cuento) y ahora, hace apenas un par de semana, ha dado a luz un nuevo proyecto:  “Gente simpática“.

El pasado sábado se presentó en Gijón y el jueves 30 de enero se hará en Madrid, en la  Librería La esquina del zorro a las 20:30 horas; contará con la presencia de Gsús Bonilla como presentador y con la actuación de Luter.

GENTE_~1

¿Quién mejor que el propio Esteban para contarnos qué podemos encontrarnos en su nuevo libro?

“Se trata de un diario en el que narro las peripecias ocurridas alrededor de un libro que sacamos el escritor Patxi Irurzun y yo, una antología de cuentos escritos por músicos y cantantes vinculados con al rock (se llama “Simpatía por el relato”).

http://bacovicious.blogspot.com.es/2013/11/gente-simpatica-mi-proxima-publicacion.html

Como es lógico, lo que se cuenta en el diario tiene que ver mucho (mucho) con la música, y he diseñado una banda sonora del diario.

La banda sonora tiene un listado oficial de temas, tiene pistas adicionales (como los discos) y pistas ocultas (como hace años tenían algunos lp’s).

Una de esas pistas ocultas es ésta:

23. “Toca madera”, de Panzer

“Conocí a Carlos* y empecé a ir al local de ensayo de la banda, en el Barrio de Bilbao. Muchas tardes acababa allí. Me gustaba verlos ensayar, oír los nuevos temas. Por entonces Juan Leal, el guitarrista, iba a dejar el grupo y andaban probando nuevos guitarristas. Llegó Suso, con su técnica a lo Gary Moore, y Panzer, los malditos Panzer, explotaron. Fue su mejor época, un disco perfecto, Toca madera, el público entregado en aquel Canciller a reventar de la presentación. Yo siempre les había defendido cuando las cuchilladas entre grupos eran habituales y ahora disfrutaba tanto como ellos del éxito que se avecinaba. Fueron un par de años intensos de radio que siempre he unido al esplendor de Panzer. Los acompañé en giras, les conseguí algún concierto y me hicieron vivir las mieles de las estrellas del rock.”

http://www.youtube.com/watch?v=cpZVzuX6Ul0

*Carlos Pina, cantante del grupo madrileño Panzer y mítico locutor de radio en Radio3 con programas como “Rompehielos” o “Bienvenidos al Paraíso”)

***************************************************************************

Como siempre, doy las gracias a todos aquellos autores que están colaborando con este nuevo proyecto, Cazando Talento. Muy pronto tendréis una nueva entrada, un relato cedido por el escritor José Luis López Recio. ¡Hasta pronto!

Anuncios

Punk & Literatura V

Estándar

Seguimos con los capítulos sobre Punk & Literatura que me cede generosamente el amigo Pep Capó. Me aburro, Macarrada (que también valdría, Me aburro, camarada).

Un mundo feliz

Hace unos años, escuchando un programa de Radio 3 un grupo de pop alternativo fue entrevistado con motivo de la presentación de su primer disco. No recuerdo el nombre del grupo, aunque si recuerdo dos detalles…. Su disco se llamaba Soma en honor a la novela de Aldous Huxley Un mundo Feliz“, y afirmaban tener espíritu punk. El nombre del disco, mantenían, estaba inspirado en una novela en la que el mundo había avanzado hasta llegar al  punto en el que la infelicidad no existía. Todo era perfecto. Incluso el gobierno, en su ansia por que el pueblo fuera feliz, había inventado una droga perfecta, que no producía resaca, y que te permitía desconectar del trabajo sin dejar de rendir al día siguiente. Estuve esperando al momento en que nos contaban el “pero”, en que nos descubrían que todo era una farsa para tener al pueblo esclavizado y sin poder de reacción. Ese momento no llegó. O no terminaron el libro, o su interpretación del mismo difiere mucho de la mía. En ese momento entendí que el terrorífico futuro que se nos describía en la novela ya estaba aquí.
macarrada24325
Puestos a escuchar una canción sobre esta temática, prefiero “Me Aburro” de los Macarrada. Y es que, como dice la canción, “Ya no existe la clase obrera, ahora es clase pastillera, pasean coches alumbrando el suelo, haciendo trompos por las calles del pueblo”

El futuro ya esta aquí.

(N.D: Realizadas algunas pequeñas pesquisas, el disco Soma del que nos habla Pep, parece pertenecer al grupo argentino homónimo: http://www.rock.com.ar/discos/2/2879.shtml .

El siguiente álbum que me aparece con ese título es del grupo metal Windhand, pero ha sido publicado en septiembre de este año: http://www.zona-zero.net/music/Windhand/Soma .

A partir de ahí, y como ya se sabe que una cosa lleva a la otra, sobre todo en internet, buscando la imagen del libro de Huxley, me he topado con esta bellísima imagen:

18965

Resulta ser la portada creada por el pintor francés Jean-Marc Calvet para una revista “de agitación cultural” managüense, llamada así, Soma, allá por el año 2010. En principio, por lo que he podido averiguar, se editaba en papel y en versión digital a través de la dirección www.revistasoma.net, pero actualmente el enlace no funciona. Lo que sí he encontrado es lo que parece ser la página de dicha revista en Facebook: https://www.facebook.com/editorialsoma ; seguiremos informando …).

Jesús Esnaola

Estándar

Esta mañana os presento a otro escritor de los que me gustan y justamente es por ello por lo que me inclino a compartir su escritura con todos vosotros. Ya sabéis que os relato siempre qué relación tengo con estas figuras de la literatura o del arte y en este caso no voy a obviarlo: a Jesús Esnaola le conocí, le conozco, tan solo virtualmente.

Gafas

No podría deciros exactamente cómo, pero un día llegué a su blog, El Dr. Frankestein, supongo, y desde entonces me paso por allí siempre que puedo. Jesús ha sido también un autor generoso no sólo al prestarse a colaborar hoy con Cazando Talento, si no en otras ocasiones anteriores, como cuando
escribió un microrrelato para celebrar las 150.000 visitas de mi otra bitácora, IoSonoValeria, allá por el año 2010.
Éste es el enlace a aquella generosa creación: http://valeriatittarelli.wordpress.com/2010/10/25/%C2%A1%C2%A1150-000/

Os dejo ya, agradecida, con Jesús Esnaola:

Con cierto pudor, lo reconozco, me gustaría presentaros este corto de José Luis García. Lo del pudor viene de que el cortometraje utiliza como base un microrrelato mío, una pieza a la que tengo mucho cariño, además. Sin embargo , no parecía justo que mi pudor impidiera su visibilidad, así que vamos allá. José Luis ya hizo en su momento el booktrailer de “Los años de lluvia” y unos meses más tarde me dijo que tenía una sorpresa para mí. No quiso darme más pistas. Podéis ver aquí el resultado.

Es autor de todo el diseño gráfico, la música, la producción, el guión desde el punto de vista visual … De todo, vamos. Es una de las maravillas de la técnica actual; permite que personas con un talento como el de José Luis lo puedan desarrollar en toda su amplitud, en todas sus facetas. Desde su pequeña productora, Orinalia, ha realizado un buen puñado de trabajos relacionados con la literatura, booktrailers sobre todo. 

Espero que os guste “El hatillo”, que además está narrado por Manu Espada, colega y amigo escritor. Y también os dejo enlace al canal de Youtube de José Luis, por si queréis echar un vistazo.

 http://www.youtube.com/user/Tunkashila1?feature=watch

293130_4382867732719_1987486698_n

Pequeña bio de Jesús Esnaola:

Soy donostiarra (1966) y he hecho de todo en mi vida. Desde vender enciclopedias hasta hacer pan en una panadería (claro), pasando por almacenes de papel pintado, asistencia domiciliaria o una distribuidora de libros. Desde hace unos años vivo en Hospitalet y trabajo en Barcelona de vigilante de seguridad. Literariamente mi trayectoria es tan breve como el género del microrrelato. He participado en varios medios y revistas digitales y he visto textos míos incluidos en alguna antología. Los años de lluvia es mi primer libro.

Su blog: El Dr. Frankestein, supongo.

Entrevista en Internacional Microcuentista:

http://revistamicrorrelatos.blogspot.com.es/2012/06/breve-entrevista-jesus-esnaola.html

Punk & Literatura IV

Estándar

Nueva entrega de esta sección para la que cuento con la gran ayuda de Pep Capó:

0661-PunkGirl

Siempre me quedaré con esta duda. ¿Era “Rinkonete en tu Retrete” un niño zurdo?¿Le contaba alguien cuentos absurdos? Sinceramente lo dudo. Pero siempre que lo escucho no puedo evitar pensar en la gran obra maestra de Juanjo Roig y Carlos Martínez Arellano y su irrepetible “CUENTOS ABSURDOS PARA NIÑOS ZURDOS“.

Como pocos de vosotros habréis tenido el honor de leerlo, aquí va una muestra.

imatgeAbsurdo
EL DIA QUE NO SERVIA PARA NADA.
Érase una vez un día señalado por Dios. Este día tenía una gran depresión  ya que era un inútil. Mañana, que ese era su nombre, estaba muy preocupado porque debía mantener a su familia y nadie le daba trabajo. Lo intentó todo, hasta fue a un calendario a pedir empleo pero no lo consiguió (es que hay siete enchufados que siempre tienen trabajo). Solo tuvo una oferta de trabajo, ser el día de la boda de Chabeli Inglesias; él lo rechazó, aunque pagaban bien iba contra su ética profesional.

Como última esperanza se le ocurrió llamar a su primo de América, el día-D, que siempre tenia trabajo en las películas de guerra. Ante la negativa de su primo se fue a una iglesia a apuntarse al paro (o sea, ser el Día del Señor). Su hijo, Pasado Mañana y su mujer Anteayer se murieron de hambre. Y Mañana, nuestro protagonista encontró un trabajo, el Día del Difunto. Más tarde murió de pena, y no de gonorrea como muchos creen. QUE DESCANSE EN PAZ.

(Próximamente una nueva entrega de este querido amigo, aquí, en Cazando Talento)

La neblina del ayer

Estándar

Hoy cuento con otra colaboración de lujo, la del escritor Alfonso Salazar, autor de la conocida serie del “Detective del Zaidín”. Una vez más, ¡gracias!

LA NEBLINA DEL AYER

by Alfonso Salazar

untitled (38)Siempre me han interesado las bandas sonoras de las novelas, especialmente cuando se trata de novelas de intriga. Para mi serie del detective del Zaidín, tiré en la primera de un tango (Melodía de arrabal), para la segunda utilicé una copla (El emigrante, con aquel verso terrible de “me voy a hacer un rosario con tus dientes de marfil”) y en la tercera se escucha Amapola, tema que también utilizó el gran Morricone en aquella inolvidable Érase una vez en América de Leone.

untitled (37)

Amapola es un tema atribuido a un clarinetista gaditano que terminó sus días en Brooklyn (donde triunfó) y que se llamó José María Lacalle. Que sea o no sea suya la composición (hay quien dice que Padilla compuso un pasodoble arreglando la composición de un compositor mejicano) no impide que sea el tema central de la novela. No se pueden desperdiciar ciertas historias.

Las bandas sonoras de novela son difíciles de tramar, pero cuando se consigue, resuenan en el lector al girar la última página. No son fáciles porque la universalidad de la composición es precisa: si la canción es otro personaje de la novela, si se pretende evocar sin cantar, decir cuando el lector imagina y escucha porque imagina.

El cubano Leonardo Padura lo hizo: La neblina del ayer, una de las novelas de la serie de su detective Mario el Conde, de La Habana, entresaca su título del colosal bolero que compuso Virgilio Expósito, con letra de su hermano Homero, que ha conocido más de cuatrocientas versiones. Y aunque Expósito era argentino, autor de tangos como Fangal (con el gran Discépolo), Naranjo en flor, o La cruz del Sur, con letra de Julio Cortázar, compuso un bolero que es historia del propio bolero. Cortázar, otro que utilizó una enorme banda sonora en su cuento El Perseguidor, que dicen se inspira en la vida del saxofonista Charlie Parker. Jazz. Pero esa es otra historia.

Más sobre Mario el Conde en http://cuadernosdealfonsosalazar.blogspot.com.es/2009/07/detectives-en-la-guantera-08-mario-el.HTML

***********

Alfonso Salazar de cerca:

Alfonso Salazar (San Fernando, Cádiz, 1968). Poeta y novelista, es Licenciado en Antropología Social y Cultural y gestor cultural de profesión.  Ha publicado la traducción de Consejos a jóvenes escritores de Charles Baudelaire (Celeste, 2001. Edición digital en Nueve Musas, 2011), el libro de poemas Amores sin objeto (Granada literaria, 2004), la novela Melodía de Arrabal (Arial Ediciones, 2003) que inicia la serie del detective del Zaidín, Matías Verdón. En 2009 publicó El detective del Zaidín, su segunda novela, con Ediciones B y en 2013 la tercera de la serie: Golpes tan Fuertes (Alhulia, 2013). También ha publicado el libro de cuentos infantiles Pawi en la fábrica verde (Arial Ediciones, 2003). Ha realizado diversas exposiciones de Poesía Visual. Colabora habitualmente en diversos medios de comunicación de Granada. Ha ofrecido charlas y conferencias en diversas ciudades y en eventos celebrados en España, Portugal, Grecia, India y Marruecos.

Blog: http://cuadernosdealfonsosalazar.blogspot.com.es/

Te quiero, y esto duele

Estándar

La colaboración de hoy corre a cargo del amigo Ginés S. Cutillas: gran relatista de exquisito gusto musical. A Ginés lo conocí en esta ocasión no por una casualidad, si no por esos caminos que de vez en cuando el destino pone ante ti. Estupenda decisión en este caso, ya que me siento afortunada de haberle conocido más o menos de cerca, de ver cómo poco a poco su creatividad tomaba forma y brillaba.

con-gines

Ginés es un escritor que gusta y mucho, quizá gracias a su síntesis y la ironía de sus microrrelatos. Hace poco, además, ha publicado su primera novela, “La sociedad del duelo”.

Al final de la entrada tenéis una pequeña bio. Vamos allá:

by Ginés S. Cutillas

TE QUIERO, Y ESTO DUELE

ginescutillas0Todavía no sé si fue la música la que me llevó a la literatura o si por el contrario, fue la literatura la que me hizo abrazar incondicionalmente la música. Con dieciséis años comencé a traducir a los grupos británicos y americanos que me gustaban, y me di cuenta de que aquellas palabras que no entendía estaban contando historias. Algunas ridículas, otras, sin embargo, épicas.

Me afané pues en buscar las letras de las canciones de por aquel entonces, misión harto complicada en un tiempo sin Internet y sin Google: mi libro de texto de latín fue el precio a pagar para conseguir las letras que venían en el vinilo del Joshua Tree, por ejemplo. Mis recuerdos me llevan a Mothers of the disappeared de U2, dedicada a las madres de la  Plaza de Mayo de Chile, al Brothers in arms de los Straits, o ya para paladares exquisitos, The killing Moon de los Echo & the Bunnymen –sí, los hombres conejito– o al himno The whole of the moon de los Chicos del Agua –cuyo saxo ha sobrevivido con dignidad a todos aquellos que se intentaron meter con calzador en las canciones de los ochenta– , por no hablar, claro está, de Queen o Pink Floyd.  Lo que había.

Al aislar las letras de la música adquirían por sí solas una nueva dimensión. Eran auténticos poemas que no necesitaban adornos para funcionar. Es más, muchas de estas canciones tenían motivos reivindicativos, algo vital para un chaval que despertaba a la rabia y al inconformismo. No lo voy a negar. Me sentía superior a mis compañeros de instituto: yo conocía el mensaje oculto de aquellas melodías.

Mis primeros intentos en la literatura consistieron en imitar aquellos versos, pero también los relatos de Poe. Al final, ¿cómo no?, triunfó el Maestro y mi parte lírica quedó relegada al más profundo de los infiernos –menos mal–. Jamás he vuelto a intentar escribir poesía o nada que se le pareciera.

Pero aún hoy, cuando nadie me ve, con los gustos musicales más desarrollados y ya sin prejuicios con el idioma, escucho desde el rincón oscuro de la envidia canciones como Ocho y medio de Nacho Vegas o Lucha de gigantes de mi querido Antonio Vega. Maestros de la palabra que no necesitan de unas hojas atrapadas entre dos cueros para transmitir su mensaje, tan solo un micrófono y quizá, alguien de público.

*-*-*-*-*-*

Ginés S. Cutillas (Valencia, 1973)

Web: www.ginescutillas.com

Blog: http://uneternoygracilbucle.es/gines/Gblog/

Ingeniero informático por la Universidad Politécnica de Valencia y licenciado en Documentación por la Universidad de Granada.

Autor de La biblioteca de la vida (Fundación Drac, 2007), Un koala en el armario (Cuadernos del Vigía, 2010) y La sociedad del duelo (Editorial Base, 2013). Su obra ha aparecido también en varías antologías de relatos y microrrelatos, como Ficción sur (Traspiés, 2008), A contrarreloj II (Hipálage, 2008), Por favor, sea breve 2 (Páginas de espuma, 2009), Sólo cuento II (UNAM, 2010), Velas al viento (Cuadernos del vigía, 2010), Mar de pirañas (Menoscuarto, 2012) o Antología del microrrelato español (1906-2011) (Cátedra, 2012).

Entre los galardones que ha recibido se encuentran el Premio Internacional de Minicuento El Dinosaurio 2007 (Feria del libro de La Habana), el de la Feria del libro de Granada 2006, el de relatos de la Fundación Drac 2007 y el microrrelatos Literatura Comprimida 2006. Finalista del VII Premio Setenil al mejor libro de cuentos publicado en España en 2010.

Colabora en diversas revistas literarias, como Prometheus, Spejismos, En sentido figurado, Papeles de humo, Kafka, Calidoscopio, EntreRíos, Casquivana, Excodra, Paralelo Sur o The Moth.

Miembro del equipo de redacción de Quimera. Revista de Literatura.

Miembro del Institutum Pataphysicum Granatensis (organismo dependiente e independiente del Colegio de Patafísica) y creador de La Increíble Máquina Aforística según sus preceptos.

Actualmente vive en Barcelona.

Punk & Literatura III

Estándar

by Pep Capó

Nuestra entrega de hoy habla de uno de mis libros de cabecera (para mí cualquier libro que haya releído mas de tres veces), Koko, de Peter Straub.

untitled (32)

No solo retrata perfectamente la mentalidad del veterano de guerra devuelto a la rutinaria vida diaria. Además realiza una reflexión muy interesante en una de las escenas más reveladoras de la trama. Reflexiona uno de los protagonistas sobre las bandas sonoras de cualquier película que se precie sobre la guerra de Vietnam, y de cómo él no recuerda haber escuchado nunca en la jungla ninguna canción de “The Doors“, ni el “Paint it black” de los Rolling Stones.

El protagonista asocia siempre las tardes en el campamento con el jazz* que salía del barracón de los soldados negros**, espacialmente las sesiones en las que se iban repitiendo dos canciones con el mismo título, pero sin nada más en común entre ellas que ese título.

vietnam-soldado_560x280

Canciones que además dan nombre a la obra. “Koko” de Charlie Parker, y “Koko” de Duke Ellington.

* Os preguntaréis qué tiene que ver el Jazz con el Punk. Pues a mi modo de ver mucho. Para mí el punk no solo es mala leche enlatada, lucha y consignas con guitarras feroces y poco ensayadas. Para mi el punk se resume en la frase “Las reglas están para romperlas”, y estos músicos rompían las reglas cuando los abuelos de Evaristo aun no se atrevían a andar por la calle cogidos de la mano.

**Sí. He dicho negros. No he dicho “de color”, ni “afroamericanos”, ni “morenos”. Y para los que se sientan ofendidos, aquí os dejo una frase que escuché solo tres o cuatro veces a Nahana en los dos años que duró nuestra convivencia, frase dicha con tal desprecio que nunca se la tuvo que repetir a nadie. “¿Morena yo? Moreno es Pep cuando toma el sol, YO   SOY   NEGRA”. Si para ti decir que eres blanco es normal, y definir a otro como negro es un insulto, el problema esta en tu cabeza, no en el tono de piel de nadie.

–> Reseña de Koko en Lecturalia: http://www.lecturalia.com/libro/74478/koko